elMasacre.com
 Presione aquí para imprimir 



Modelo de Desarrollo de la CEPAL

La teoría cepalina del Siglo XX se desarrolla bajo la crítica que se le hace al modelo neoclásico de desarrollo. En esencia, CEPAL hace una crítica a la especialización bajo ventaja comparativa de los países, que es el planteamiento central de los neoclá
Por José Heriberto Almonte / elMasacre.com 10:09 am

La teoría cepalina del Siglo XX se desarrolla bajo la crítica que se le hace al modelo neoclásico de desarrollo. En esencia, CEPAL hace  una crítica a la especialización bajo ventaja comparativa de los países, que es el planteamiento central de los neoclásicos. Para los neoclásicos el comercio implicaba aumentos del producto y del consumo. Y lo más importante aún, era que se debía dar una convergencia hacia el desarrollo en los países. 

Esta teoría hacía varios supuestos que servían de base a su entramado teórico: recursos fijos, fuerza de trabajo homogénea, tecnología fija, gustos fijos y autónomos, movilidad interna de los factores de producción, competencia perfecta y pleno empleo. 

Los teóricos de la CEPAL presentaron sus dudas de las recetas que se recomendaban a partir  del planteamiento teórico neoclásico. Para los cepalinos, hacía falta un estudio de la totalidad del sistema económico internacional.  En este planteamiento teórico  que surge en la CEPAL, el economista Raúl Prebisch llevaría la voz cantante. 

El estudio crítico del planteamiento neoclásico arrojó que la especialización afectaba de manera negativa  a los que denominaron países de la periferia. El asunto estaba en que en períodos de crisis se producía un fenómeno que afectaba negativamente a los países  que exportaban bienes del agro (y otros bienes primarios). Esto ocurría porque los precios de estos descendían en mayor proporción de lo que lo hacían los bienes del sector industrial producidos en el centro. Esta situación implicaba un deterioro de los términos de intercambio que afectaba evidentemente a los países de la periferia. 

Al cuadro anterior se sumaba el elemento de que los precios de los bienes agrícolas eran mucho más inestables  que los bienes manufacturados. Esto se debía a un problema de elasticidades. 

Además del problema de precios por el carácter de los sectores productivos, la situación se agravaba por el poder monopólico que tenían los países del centro. Este poder de mercado les permitía fijar precios que iban en perjuicio de los países periféricos limitados a  producir bienes primarios. 

CEPAL plantea además, que  la división internacional del trabajo que se da por la especialización de los países: unos producen bienes industrializados y otros bienes agrícolas (entre los que se incluyen materia prima) hacen que los beneficios del comercio y la tecnología se queden en los países del centro. Esto se produce por la misma situación de los términos de intercambios que perjudicaba a los países en desarrollo. De esta manera los países desarrollados acumulan adelantos tecnológicos  que no llegan a la periferia. 

En resumen se puede decir  que el desarrollo no se daba bajo la especialización internacional descrita por los economistas neoclásicos, porque el cuadro de los países del centro especializado en la producción de bienes industriales era muy distinto al de los países de la periferia que producía bienes agrícolas.

Contrastando ambas economías se tiene que los países del centro son desarrollados, con una economía oligopólica que les permite fijar precios. En cambio, en los países de la periferia se presenta una competencia en la producción de los bienes de exportación. Esto implica que los países de la periferia son simplemente tomadores de precios, mientras los del centro fijan los mismos. 

En los países de la periferia se presenta un exceso de fuerza de trabajo, que carece de organización; en el centro la fuerza de trabajo es organizada. 

En la economía del centro, el incremento en la productividad se da generalizado a través de toda la economía; en cambio en la periferia el incremento de la productividad se focaliza en algunos sectores, por lo que se da una dualidad. 

Las economías del centro son homogéneas; en la periferia heterogéneas.

Por último, incrementos tecnológicos en el centro implican un aumento en la productividad, lo que a su vez implica aumentos en los salarios, con lo cual los mercados se amplían. Esto conlleva en última instancia un aumento del ingreso, con la consiguiente repercusión en el bienestar de las gentes. 

Al analizar la misma situación en la periferia nos encontramos que aumentos tecnológicos implican aumentos de productividad, pero los precios se caen con lo que solo se benefician los compradores del centro. 

En resumen CEPAL recomendaba que los países en desarrollo  se industrializaran bajo el modelo de SUSTITUIR IMPORTACIONES por un lado, y exportaciones por el otro. El objetivo de este planteamiento es evitar el deterioro de los términos de intercambio, un crecimiento estable, (más que crecimiento ingreso estable), aprovechar las externalidades positivas que genera la industrialización, homogenizar la economía. 

Para que este modelo se pueda ejecutar de forma satisfactoria, por último, hace falta que el gobierno juegue un rol proactivo.